Empusa, la dibujaron así

20110418-Empusa-pennata-04

Malos principios

La empusa, en la mitología griega, era un espectro subordinado a la diosa Hécate, una divinidad antigua y, en principio, benévola. Sin embargo, algo no les debió ir bien, porque Hécate acabó su carrera como diosa de la hechicería, y la empusa comiendo gente y provocando pesadillas. La última película de Paul Naschy, que además de interpretar dirigía tras el trágico fallecimiento en pleno rodaje de su director original, se llamó… Empusa. El señor Naschy tampoco sobrevivió al rodaje.

20110418-Empusa-pennata-01Mala suerte

Con ese nombre y un evidente parecido con su prima cercana, la Mantis religiosa, la carrera mediática de la Empusa pennata no parece prometedora. Sin embargo, E. pennata no tiene tanta querencia a enviudar voluntariamente, y es de una belleza arrebatadora para el ojo entrenado del naturalista o del fotógrafo de naturaleza. Si ese diseño lo hubiera firmado Moebius nadie dejaría de considerarlo una genialidad. Sin embargo, ese diseño se ha hecho a fuerza de ocultarse para cazar, de ocultarse para no ser cazado, de aprender a prosperar con los medios disponibles, de no cocerse al sol ni congelarse de frío. Una peculiaridad suya, por cierto, es que las E. pennata pasan el invierno hibernando, en forma de adultos o semiadultos, así que cuando llega la primavera están de las primeras para ponerse delante del objetivo macro.

20110418-Empusa-pennata-03Buenos ratos

Encontrar una E. pennata en un soleado día de primavera significa un buen rato para el naturalista. La primera es fácil de ver, pero vista una es fácil encontrar alguna más por los alrededores, cazando a pleno día en algún bosque mediterráneo cálido, seco y a no demasiada altitud.
Imagen de previsualización de YouTube

Share

3 Responses to Empusa, la dibujaron así

  1. Cómo ganan las fotos vistas en la pantalla de un ordenador grande. Los teléfonos listos están muy bien. Pero no hay nada como ver las cosas bien grandes, sobre todo cuando te empieza a atacar la presbicia.
    Muy bonita la empusa.

  2. Se parece mucho a la mantis, si es así como se llama. Recuerdo cuando era más niño que hoy, ir en busca de las mantis para hacerlas luchar contra cualquier otro bichejo de ciudad, y siempre salía triunfante, la llamábamos la karateca. Pero sin lugar a dudas la empusa (muy parecida) ni siquiera tendría que haber luchado con ese aspecto tan impresionante, hasta yo siendo un bicho grandote hubiera salido corriendo.

    • Así se forjan a menudo los grandes naturalistas, organizando torneos de bichos, genocidios de hormigueros y otras edificantes actividades por el estilo. Un abrazo…

Responder a nano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *